domingo, 3 de junio de 2007

Parafraseando al Gran Vallejo

Que haras mi dulce negra,
de perfumados alcanfores, de sabroso capulí.
DE grandes ojazos negros, de tibia mirada, de nervioso andar.

A donde te llevarán tus pasos,
a donde ese turgente cuerpo, avido de amar.
como se fueron esos días hechos para el amor,
me parece fuera ayer, pero ya van vacíos meses,
sin tus quemantes besos y tu perdida mirada,
buscándome siempre dispuesta, para perdernos en el amor.

Qué serán de tus oscuras noches, de tus miedos,
de tu casa y tus bordados, de tu extrema sencillez.
Qué haré yo con mis recuerdos, que finalmente no importan,
lo enviaste al limbo del olvido.

Pero si alguna vez necesitaras
los abrazos de laguen que te quiere,
recuerda siempre que mi hombro y mi mirada,
estarán prestos para tí,
cuándo, cómo y dónde quieras.






.

jueves, 22 de marzo de 2007

Tu mortal adios

Perdí mis versos en la oscura confusion de la cibernetica
en el oscuro teclado, entre la brillantez del monitor
fueron versos para tí para mi para quien quiera
pero ya no están, los llevó la casualidad

ese día estuve groseramente inspirado
al contemplar tus enrojecidos ojos
llorando de tristeza y honda pena
porque me estabas sacando de tu vida

luego del encuentro alegre-triste
corrí a contarle a mi Pc todas mis penas
pero ella estaba contigo, no quiso ni versos floridos
ni tampoco almacenarlos

que hacer? rebobinar mis recuerdos: Imposible
la memoria es fragil como lo es tu amor
se impuso la madre antes que la mujer
allá tu, esa fue tu opción.

Espero que esta vez mi prosa guarde
tu silenciosa complice
tu electronica aliada
vuelvo a mi realidad, vivir mentiras
hasta decir basta, me voy de aquí